fbpx
 

Golden Visa: residencia por inversión inmobiliaria

Golden Visa: residencia por inversión inmobiliaria

MPC Group analiza la repercusión de la Golden Visa en el mercado inmobiliario español.

La conocida como Golden Visa, o visado por inversión, supone para los inversores extranjeros la posibilidad de obtener un permiso de residencia avalado por la realización de una inversión en nuestro país. Es importante aclarar que la consideración de extranjero se aplica, en este caso, a inversores residentes en países no comunitarios o no pertenecientes al espacio Schengen.

El objetivo es dinamizar la economía y atraer capital extranjero ofreciendo a cambio un permiso de residencia para el inversor y su familia. Este visado puede solicitarse siempre y cuando se presenten al menos de los siguientes supuestos:

  • Realización de una inversión igual o superior a 2 millones de euros en títulos de deuda pública nacional, participación en el accionariado de empresas españolas por un importe igual o superior a 1 millón de euros o, en su caso, en depósitos realizados en entidades bancarias españolas.
  • Adquisición de bienes inmuebles realizando para ello una inversión individual igual o superior a los 500.000 euros.
  • Presentación de un proyecto empresarial, que deberá desarrollarse enteramente en nuestro país, y que, tras su estudio por la autoridad competente, pueda ser considerado como generador de empleo, teniendo en cuenta su impacto socioeconómico y/o científicio y tecnológico.

La obtención de la Golden Visa supone, para los solicitantes y sus familiares, la acreditación como residente válida durante un año, prorrogable por 2 años más, período tras el cual debe volver a solicitarse.

La aprobación de la legislación sobre Golden Visa ha permitido que muchos de los inversores que adquieren residencias de lujo en nuestro país, sobre todo de nacionalidad rusa, de Oriente medio y de países sudamericanos, se muestren interesados en la obtención de este tipo de visado, puesto que facilita notablemente todos los trámites para la compra de viviendas con esta tipología.

A este respecto, y desde que el gobierno aprobó la concesión de este tipo de visado, se ha observado un aumento en la demanda de este tipo residencias de lujo especialmente en Madrid, Barcelona y en las Islas Baleares. Andalucía y la Comunidad Valenciana están viendo como poco a poco este tipo de inversores empieza a mostrarse interesado también en las posibilidades de negocio que ofrecen estas zonas; en cuanto al resto de comunidades autónomas, el porcentaje de residencias de lujo adquiridas por no residentes no comunitarios es muy poco significativo.

Se trata de un mercado muy específico pero con una elevada demanda, compuesto por inversores dispuestos a realizar grandes desembolsos; a este respecto, es importante tener en cuenta que cerca del 40% de las ventas a extranjeros en los pasados años corresponden a este tipo de inmuebles. Los precios de las viviendas de lujo ofertadas en nuestro países pueden llegar a alcanzar precios superiores a los 12 millones de euros dependiendo de las zonas en las que se localicen las residencias, hecho éste que también resulta revelador a la hora de establecer el perfil del comprador de este tipo de viviendas.

En cuanto al tipo de inmuebles que se suele adquirir, las posibilidades son muy variadas: desde viviendas de nueva construcción ubicadas en pleno centro de las principales ciudades a residencias en paraje de ensueño en las islas pasando por edificios rehabilitados y reconvertidos en viviendas top, todo ello con las máximas calidades y con todas las comodidades disponibles en el mercado.

A pesar de todo, la Golden Visa no se perfila como elemento directamente relacionado con las ventas de este tipo de viviendas y el aumento de la demanda, ya que el altísimo poder adquisitivo de este segmento del mercado no se ve atraído por este tipo de incentivos.